Etiquetas

,

Buenos días.

La entrada de hoy está dedicada a responder una serie de preguntas que me llegan de forma reiterada al e-mail, y a las que no puedo atender de manera personalizada siempre (entre otras cosas por falta de tiempo, y porque no puedo abarcar todas las variables que afectan las circunstancias particulares de cada uno).

He prometido responder a las últimas personas que me han escrito, por medio de esta entrada, para que las respuestas queden aquí para quien pueda sacar algo útil de las mismas.

Las personas que me leen o que me conocen de hace un tiempo, saben que intento ser lo más objetiva posible aunque eso no siempre guste, y que siempre que puedo justifico mis respuestas, así que allá van:

1. ¿Para qué vale estudiar Criminología?

Me gustaría mucho saber qué motiva esa pregunta o si está bien formulada, pero la respuesta es simplemente que sirve para tener un título en Criminología, oficial y reconocido por el Ministerio de Educación si se cursa en una de las muchas universidades de nuestro país que ofrecen esa titulación. Si uno quiere dedicarse profesionalmente a la Criminología, este es el primer paso que debería dar.

2. ¿Sirve de algo la carrera?

Creo que la primera pregunta está estrechamente relacionada con esta, o que incluso son la misma pregunta, pero allá voy: SÍ. Además de lo que he dicho en el punto 1, la carrera te ofrece todos los conocimientos teóricos que debes tener para poder desarrollarte después como profesional, y digo ‘desarrollarte’, porque el verdadero trabajo comienza una vez has terminado los estudios. Evidentemente, la carrera de por sí no te garantiza nada si no haces algo para poner en práctica lo que has aprendido, que implica esfuerzo, constancia y paciencia.

3. ¿Tiene salidas la carrera?

Quizá esto es lo que quieren saber en realidad muchas de las personas que formularon las preguntas 1 y 2… TODAS las carreras tienen salidas, porque sino, no existirían. Lo que ocurre, es que eso no siempre es fácil, y que a lo mejor en la universidad te comentan algunas salidas pero en la realidad te encuentras con otras. Creo que es poco relevante el tipo de salida con el que te encuentres, mientras te encuentres con una, ¿no? En mi caso, no he llegado a desempeñar ninguna de las salidas que se anunciaban cuando yo era estudiante (ni conozco a nadie que lo haya conseguido), pero sí que conozco a otros criminólogos que han encontrado salidas que no se mencionan en ningún panfleto informativo de una universidad, y lo mismo me ha ocurrido a mí. Esta carrera tiene salidas para quien las busca y las crea, pero si eso no se hace, no podemos culpar a la carrera de no tener salidas.

4. Criminología y Criminalística:

Me llegan tantas preguntas respecto a este tema que no puedo ponerlas todas, pero voy a intentar dar una respuesta que las englobe: Soy criminóloga, pero me especialicé en Criminalística porque A) me gusta, y B) era lo que había. De haber podido elegir libremente, me habría encantado estudiar 5 años de Criminología Ambiental, igual que hice con Criminalística, pero es una especialidad que no existe de momento en España (luego hablaré más de las especialidades). Para mi la Criminalística está estrechamente relacionada con la Criminología, y hasta podría decirse que es una rama de especialización, en el momento en que ambas comparten no uno, sino tres objetos de estudio* (crimen, víctima y delincuente), sólo que los abordan desde diferentes puntos de vista. Mientras que la Criminología lo hace desde la óptica de las ciencias sociales, la Criminalística lo hace desde las Ciencias Forenses (biología, química, física, toxicología, medicina legal, etc.)

Personalmente, la Criminalística me parece un muy buen complemento para un criminólogo siempre y cuando la vaya a emplear en su labor profesional (en mi caso es así ahora, pero durante mucho tiempo no he podido usar esos conocimientos). No sé si a los criminalístas les molesta que se diga que su disciplina es una rama de la Criminología -no me he encontrado con ningún caso-, pero de todas formas me parece un debate irrelevante; lo único importante es saber que son dos profesiones y disciplinas que se complementan, pero que no hacen su labor desde un mismo punto de vista, y por lo tanto, hay que intentar no mezclar ambas cosas como si fueran lo mismo, y respetar a las personas que desempeñan dichas profesiones porque les cuesta mucho conseguir esa independencia (creo que no es mucho pedir).

* Digo que comparten esos tres objetos de estudio, porque a la Criminalística le interesan todos los indicios e información que pueda aportar un lugar de los hechos (crimen), así como lo que se pueda obtener de la víctima y del delincuente (más indicios, testimonios para reconstruir esa escena del crimen, pruebas forenses, etc.)

5. ¿Se puede vivir de la Criminología?

Supongo que esta pregunta se refiere a si se puede cobrar por hacer un trabajo criminológico. Creo que todos conocemos a muchos profesores de Criminología y docentes de universidades donde se imparte la carrera que evidentemente cobran por su trabajo. Aunque sean docentes y no criminólogos al uso como los que hay fuera de las universidades, a efectos prácticos están viviendo de la Criminología. Respecto a esos otros criminólogos que no se dedican a la docencia, hay varios ejemplos de emprendimiento que han dado buenos resultados. Otros estamos empezando a caminar en ese terreno, pero tal y como veo el panorama, me atrevo a decir que sí se puede vivir de la Criminología (pero de nuevo, esto no es fácil, ni implica poco esfuerzo, etc).

6. ¿Hace falta especializarse?

No sé si es una cuestión de ‘vida o muerte’, pero creo que es muy deseable; hay mucha competencia, cada vez se se demandan más especialistas y en España tenemos poco recorrido en lo que a especialidades de Criminología se refiere. La Criminalística es una opción (aunque no esté pensada para hacer un trabajo estrictamente criminológico, sino criminalístico), y ahora creo que también hay un máster relacionado con la intervención con menores y alguna otra cosa en violencia de género. Todavía no se han desarrollado muchas especialidades, pero creo que eso es sólo una cuestión de tiempo (y quizá de demanda).

7. ¿Cómo promocionarías la carrera de Criminología?

Esta es una pregunta que me han enviado dos personas, aunque formulada de diferente manera. Yo no sé de marketing, ni sé cómo funcionan los departamentos encargados de la publicidad en las universidades, pero como profesional, y siendo todo lo sincera que puedo ser, creo que la Criminología está lejos de explotarse como se podría explotar. Hay gente que se sorprende cuando digo esto porque ya consideran que hay muchas instituciones que ‘se pasan por el otro lado’ promocionando la carrera con Criminalística, pero yo creo que ese hecho sólo indica que estamos en un estadio primario de la promoción de esta disciplina; me explico: es difícil, verdaderamente difícil, explicarle a una persona o un grupo de personas lo que es y hace un criminólogo, sobretodo porque tenemos pocos ejemplos a los que hacer referencia en la vida real. Creo que por eso nos atenemos a lo que sabemos que se hace, como Criminalística en los cuerpos policiales, o a lo que se hizo, como la actuación de los criminólogos en equipos técnicos de prisiones, porque los hubo, aunque ahora por desgracia, no sea el caso (estoy segura de que en algún momento se reconquistará esa salida profesional).

Creo que la Criminología se podría anunciar de una manera mucho más profunda e impactante, además de acorde con la realidad del sector. Si de mi dependiera uno de esos departamentos de promoción, intentaría enfocarme en lo que se va a hacer, es decir, en futuribles, porque no creo que nadie en el fondo, quiera seguir recordando ‘lo que se tuvo y se perdió’ o lo que se tiene pero no es exactamente a lo que se debiera dedicar un criminólogo, ¡más que nada porque podemos hacer mucho más!

Pongo ejemplos prácticos, porque es lo que se me ha pedido. Hay especialidades que no se nombran, gracias a las cuales algunos criminólogos han conseguido emprender en la vida real, y son por lo tanto, evidencias incontestables: la detección de la mentira en testimonios, la integración en gabinetes de psicología para tratar a víctimas, la criminología aplicada a la seguridad vial, el estudio de metadatos para la confección de estadística criminal independiente, o la redacción de informes criminológicos para colaborar con la Justicia. Son todos ejemplos reales, detrás de los cuales hay criminólogos con nombres y apellidos que han estudiado en las mismas universidades que el resto, que se han especializado por su cuenta en algo que ninguna universidad ofrecía, que hoy por hoy trabajan como criminólogos, ¡y no pasa nada! Quiero decir, ¿porqué no se utilizan esos ejemplos reales para promocionar la carrerea? ¿creen que van a tener menos alumnos? Porque yo diría que van a tener más.

Además, todo esto es un indicador de que las salidas se están desarrollando de una manera diferente a como se predijo en esos panfletos promocionales de la carrera, y creo que habría que adaptarlos, porque es como quien hace un experimento al estilo de Mendel: espera conseguir un guisante verde pero le sale uno amarillo… ¡¡¡Pues dígalo!!! Es un éxito, no un fracaso, ¡y ahora ya no tiene sólo un guisante verde que ofrecer, también tiene uno amarillo, que lo mismo no tiene nadie más!

Por eso creo que la carrera se encuentra en un estado un poco primitivo en cuanto a marketing y publicidad universitaria, porque en la vida real se está desarrollando de una manera inesperada y habrá nuevas ramas en pocos años, que ni siquiera hemos podido ofertar a los alumnos de ahora porque no las imaginamos implantadas en nuestro país. Es como la Criminología Ambiental o la prevención criminal. ¿Cómo es posible que estas dos ramas no se mencionen en ninguna universidad como salidas profesionales? Son básicas en universidades de referencia, como las británicas, las canadienses y las australianas, ¡hasta el Gobierno de Australia tiene una sección en su web oficial donde se habla de prevención situacional y prevención del crimen mediante el diseño ambiental! No entiendo porqué no aludimos a esos ejemplos, con la esperanza de animar a los alumnos a desarrollarse profesionalmente en esos ámbitos, y seguimos emperrados con colaborar con los CCFFSE, que es un proyecto muy bonito y deseable, pero creo que está más lejos de conseguirse… También se explota muy poco el ejercicio libre de la profesión, y teniendo en cuenta que la mayor parte de criminólgos que conozco que trabaja como tal, son autónomos y emprendedores… pues considero importante atender a esa realidad y dejar por ahora ‘la toma de Gibraltar’ (es así como yo me refiero al tema de los criminólogos en las prisiones, porque me parece muy complicado conseguir que reconozcan nuestra carrera para opositar, y para cuando se consiga, creo que ya habrá muchos criminólogos trabajando en otras ramas).

Resumo, porque este tema da para demasiado: para promocionar la carrera de Criminología en cualquier universidad o centro de estudios superiores, aludan a lo nuevo, lo que está entrando ahora mismo y lo que va a entrar en breve. TODAS esas salidas que no se mencionan son más prácticas, más cercanas a la verdadera labor investigadora de un criminólogo y más atractivas para cualquier estudiante, que las que se manejan ahora. Y si no lo creéis mirad la siguiente pregunta (que copio y pego con permiso del estudiante de 2º de Bachillerato que me la envió)

8. “Quiero estudiar Criminología pero me preocupan las salidas que ponen en la web de la universidad porque no se parecen a lo que hacen los criminólogos de otros países o de aquí” (conste que le recomendé la visita a la web del Australian Institute of Criminology para descargar trabajos reales en PDF, le comenté el desarrollo de la Criminología Vial, así como webs de otros emprendedores españoles).

Señores, este chico que quiere estudiar Criminología, quiere hacerlo porque quiere hacer lo que hacemos los criminólogos. Hemos cruzado más e-mails, y no quiere ni ser funcionario de prisiones, ni policía, sólo criminólogo. En una ocasión, me comentó que le gustan las matemáticas, y si sería posible trabajar en el INE realizando estadística criminal o en un organismo como el CSIC. Lo que quiere esta persona es encontrar una universidad que le ofrezca la posibilidad de formarse en técnicas de investigación cuantitativas y cualitativas, ¡pero que también crea en esa salida profesional y la contemple en su web o en sus panfletos!

Yo recomiendo a todas las personas que se sienten atraídas por la carrera, la conocen y saben que hay Criminología más allá de las salidas que se han promocionado hasta ahora, que no se cierren puertas, que sean creativos, y que el día de mañana, demuestren que hay salidas más cercanas, más creíbles y que dependen enteramente de los criminólogos, no de acuerdos con cuerpos de funcionarios, etc. Hay salidas que he mencionado a los alumnos del IES Giner de los Ríos en enero, que no se mencionan en las webs de las universidades y que les han resultado más atractivas que las que se ofrecen ahora mismo (a la vista está que me siguen preguntando por ellas, 5 meses después).

¿No sería fantástico desarrollar salidas mediante gabinetes de asesoría estadística para la prevención criminal? ¿Es que no creemos que sea posible sólo porque hasta ahora nadie se ha hecho famoso haciendo eso? Me parece bien eso de ‘ver para creer’, pero también hay que tener visión de futuro y apostar por cosas que sean igual de atractivas para los nuevos alumnos, que están totalmente infra-explotadas. Por no hablar de que ya hay una realidad criminológica ahí fuera que no se usa como ejemplo de salidas profesionales reales, y es curioso porque no hago más que encontrar a gente a la que este hecho motiva y anima mucho más que saber que su única opción es opositar tras hacer la carrera o convertirse en criminalísta. No hay nadie desencantado con la Criminología real, ¡todo lo contrario!

Hasta aquí las preguntas que más me hacen. Espero haber arrojado algo de luz, aunque no deje de ser mi opinión personal.

Anuncios