Etiquetas

,

Buenos días,

en los últimos meses, cuatro personas me han consultado acerca de lo que es estudiar Criminología porque están barajando esa opción.

Por desgracia para muchas de estas personas, los criminólogos y la Criminología española en general, tenemos un pésimo posicionamiento en los buscadores, lo que hace que al introducir ciertos términos de búsqueda relacionados con estudiar Criminología, se obtengan resultados que no necesariamente se corresponden con la realidad de esta ciencia social en nuestro país.

Es cierto que tenemos muchos grados oficiales donde elegir y en general, una buena formación, pero, ¿sirve para algo? Esta es una pregunta que veo formular en muchos foros, y a la que responde mucha gente que,

a) ni es criminóloga, ni ha estudiado la carrera

b) saca la respuesta de la Wikipedia

c) copia y pega la definición de ‘criminólogo’ de un libro de Criminología (como el manual de García de Pablos)

Las personas a las que he explicado lo que se estudia en la carrera y lo que realmente hace un criminólogo, se han sorprendido/decepcionado bastante al conocer la realidad: en España la Criminología tiene un desarrollo académico muy descompensado respecto a las salidas profesionales del sector. Se estudia mucho pero se trabaja poco o nada.

Además de lo anterior, los criminólogos españoles todavía tenemos que estar luchando por el reconocimiento de nuestra carrera y para que la gente deje de confundirnos con los criminalístas. Sigue habiendo mucha confusión al respecto y muchas universidades siguen intentando ‘enganchar’ a la gente a esta carrera utilizando las ciencias forenses, lo cual, como profesional, me parece un despropósito.

¿Qué es ser criminólogo ahora mismo en España? Pues básicamente trabajar de lo-que-sea para poner dinero de tu bolsillo para investigar con los mismos medios que cualquier particular, es decir, vas a desarrollar investigaciones criminológicas con medios ‘de andar por casa’ porque a nivel institucional, el criminólogo en España no cuenta con ningún privilegio a ese respecto (no te pondrán nada fácil acceder a cierta información sensible, ni colaborarás con la Policía, ni nada de eso), y en realidad oficialmente no se reconoce nuestra labor investigativa, o ni siquiera se nos considera estudiosos y/o científicos (técnicamente hablando).

¿Qué DEBERÍA ser un criminólogo en España? Pues lo mismo que en muchos otros países donde este oficio sí está implantado y reconocido: deberíamos estar realizando macro-encuestas de victimación, confeccionando estadísticas para complementar las policiales y las de otros organismos oficiales, realizando investigaciones de campo en materia criminológica (conflictos sociales, problemas de seguridad, resocialización, y un largo etcétera), participando activamente en materia de seguridad ciudadana, confeccionando planes de prevención de la criminalidad, llevando a cabo estudios crimnológicos independientes (delincuentes, víctimas, control social…), etc, etc, etc…

La lista de lo que deberíamos y podríamos estar haciendo es tan larga que no la puedo citar aquí para no convertir este artículo en algo interminable, pero en la práctica hay muchísimos campos, organismos e instituciones, así como sectores empresariales a los que podríamos aportar gran cantidad de conocimientos prácticos; por no hablar de desarrollar nuestro trabajo en juntas de tratamiento penitenciario, centros de menores, oficinas de atención a la víctima (¡y al agresor!), y en definitiva, en todos aquellos campos relacionados con la criminalidad.

Para no explayarme mucho sobre las pobres salidas profesionales actuales de la Criminología, os recomiendo leer el último artículo que me publicaron en el blog ‘Criminología y Criminalística’, llamado ‘Desmontando la Universidad‘, donde cito y comento todas las supuestas salidas que aparecen en cualquier panfleto informativo de una universidad que ofrece un grado en Criminología.

En otro orden de cosas, ¿sirve la carrera para alguna otra cosa? Bueno, hay muchos Policías y Guardias Civiles que la hacen para completar su formación y opositar para ascender, pero en cuanto a otras oposiciones, no se reconoce ni valora para ninguna, es decir, te puede servir para aquellas oposiciones que exijan cualquier licenciatura o grado, pero Criminología como carrera, de por sí, no te va dar más puntos a la hora de opositar que Historia del Arte.

Entonces, ¿qué narices estáis haciendo los Criminólogos? Pues básicamente luchar por sacar adelante la Criminología en nuestro país, que no es poco.

A cualquiera que lea este artículo porque esté interesado en estudiar Crimnología, le  recomiendaría lo siguiente (y además, CON conocimiento de causa):

– Que no se informe SÓLO mediante los panfletos de la carrera de las universidades, ya que evidentemente, tienen que ganar alumnos y su misión es presentar la mejor cara de la Criminología, es decir, lo que debería ser pero no es.

– Que no se deje engatusar con las ciencias forenses; te pueden gustar las dos cosas, pero el trabajo a desempeñar en la vida real no tiene NADA que ver. Una cosa es Criminología y otra Criminalística, y no, los que salen en CSI no son Criminólogos, y es más, un Criminalísta tampoco hace ese trabajo, porque sólo se encargará de una parte de la investigación: no es un ‘chico para todo’, que lo mismo le da recoger indicios que fotografiar del lugar de los hechos, o analizar las pruebas en el laboratorio y defender el informe en un juicio. NADIE en la vida real hace todas esas cosas, así que olvidaos de emular a Grissom y compañía.

– Que se entere bien de lo que hace un Criminólogo: somos científicos, estudiosos de una rama de Ciencias Sociales, e investigadores independientes. Si no os gusta la estadística, la investigación de campo, hacer encuestas y/o entrevistas, o analizar un problema de criminalidad desde un punto de vista objetivo y multidisciplinar emplenado una metodología determinada… olvidaos de ser criminólogos. Aunque la Criminología española esté, coloquialmente hablando, ‘en bragas’, eso no quiere decir que os podáis sacar las cosas de la manga; hay muchos criminólogos que han establecido buenos métodos de investigación y análisis antes que los de nuestra generación, por lo que hay que seguir unas pautas mínimas a la hora de desarrollar trabajos, y para eso viene muy bien estudiar lo que han hecho y hacen otros criminólogos extranjeros en sus países. Sí, sí, he dicho ESTUDIAR: aquí hay que aplicar la frase ‘renovarse o morir’, porque la Criminología puede parecer estancada en nuestro país, pero fuera lleva avanzando mucho tiempo y si uno no está al día se queda atrás enseguida.

– Que sepa que va a tener que pelear a muchos niveles: en lo personal, para definirse como profesional independiente, porque ni dependemos del Derecho Penal ni -vuelvo a repetir- somos Criminalístas. Hay que estar preparado para el no-reconocimiento y para el desconocimiento generalizado que hay sobre la figura del criminólogo, porque puede suponer todo un ‘choque’ enfrentarse a eso tras haber estado imaginando una situación idílica. En lo colectivo va a tener que luchar por sacar adelante colegios profesionales que no tenemos (sólo hay uno de reciente creación, en la Comunidad Valenciana, que es el fruto de AÑOS esfuerzo); la vida como criminólogo asociado frente a la Administración es agotadora, y sino preguntarle a algunos criminólogos, que llevan intentando sacar adelante un colegio desde el año 92, ¡sí, 1992! Por aquél entonces yo todavía jugaba con los Playmobil y fijaos, ya había gente pegándose de bruces contra el muro de la burocracia para que hoy podamos tener un colegio… que en el 99% de las Comunidades Autónomas todavía no tenemos.

– Que se atenga a las consecuencias de estudiar una carrera sin salidas (hoy por hoy): no os desesperéis al salir de la universidad y no encontrar la carrera ni en el listado de estudios de las webs de búsqueda de empleo. Las salidas las tenemos que crear nosotros: presionando a la Administración, haciéndonos oír, publicando, investigando y divulgando; eso sí, todo por nuestra cuenta salvo excepciones muy puntuales que ni de lejos están al alcance de todos. De primeras hay que currárselo uno solo.

Para terminar, una cosa más: los criminólogos que véis en la tele, no son todos criminólogos. Algunos personajes que salen en programas hablando de crímenes, analizando la personalidad del criminal de turno o dándo su opinión en los informativos, son en muchas ocasiones periodistas especializados en crónica negra, escritores de novela policíaca y demás. Conozco a muchos criminólogos (compañeros de estudios, profesores, personas que conozco de congresos, o profesionales de este sector que ya estaban aquí cuando yo aún llevaba pañales), y creedme cuando os digo que los veo en la tele el 5% de las veces que aparece un señor sobre el rótulo de ‘Criminólogo’. Es curioso, ¿no? Entonces, ¿quién es toda esa gente?

– Que se prepare para aguantar el intrusismo profesional y el ataque de otros colectivos que creen que vamos a pisarles el terreno o a quitarles el trabajo. Que se ‘agarre los machos’; no puedo decir más.

Por supuesto, no todo es malo; la Criminología es una ciencia social muy interesante porque es multidisciplinar: en ninguna otra carrera váis a estudiar Derecho (sobretodo Penal), Sociología, Psiquiatría, Psicología, Antropología y Medicina Legal. La variedad de materias que váis a encontrar en el temario supera con creces los de otras carreras, pero es lo bueno que tiene el hecho de que el crimininólogo tenga que saber un poco de todo para poder analizar la criminalidad desde múltiples puntos de vista (cosa que por cierto, no puede hacer ningún otro profesional).

En definitiva, ¿es interesante? Mucho, pero también es un camino muy duro que empieza sobretodo tras terminar los estudios, y que se puede hacer tan cuesta arriba que acabéis abandonando (cosa que le pasa a mucha gente: el 90% de los compañeros de estudios que tuve en los 5 años de carrera, ha optado por cambiar de rama o dedicarse a otra cosa).

Si os comprometéis a sacar adelante trabajos e investigaciones aún poniéndo dinero de vuestro bolsillo o sin cobrar un duro, a moveros, a conocer gente, a asociaros, a presionar para conseguir trabajar en este sector, a estar al día, y en resúmen, a luchar por la Criminología… Bienvenidos a bordo 🙂

Anuncios