Etiquetas

, , ,

Cada día surgen nuevas formas de hacer Criminología, especialidades que tienen una aplicación más directa en el mundo real. Un caso concreto es la visión que puede aportar esta disciplina sobre el mundo del deporte, que puede servir tanto para evaluar la seguridad de las instalaciones y eventos deportivos, como para estudiar la violencia en ese ámbito.
Conocí la labor de Javier Raluy durante una conferencia sobre violencia en el fútbol que dio en el Congreso Mundial de la Sociedad Internacional de Criminología (Barcelona, 2008). Hoy nos da la oportunidad de conocer un poco mejor su proyecto, la revista especializada ‘Sport Seguridad AC’.

13Solo dibujo logo con leyenda

1. Para aquellos que no conocen Sport Seguridad AC, ¿cómo la describirías?

Sport Seguridad AC (@sportseguridad) es un proyecto editorial orientado principalmente a la prevención de la violencia y promoción de la seguridad en el deporte, entendiendo la seguridad en el más amplio de los sentidos. Por tal motivo, salud, deporte adaptado, organización, gestión, derecho, delincuencia, infraestructuras, servicios, consumo, etc., son áreas o aspectos que tratamos de abordar en mayor o menor medida.

Lo que diferencia a Sport Seguridad AC de otras revistas on line (webs) que pudieran tratar aspectos similares, es su raíz o naturaleza criminológica. Tal es así, que hemos creado un apartado-etiqueta en el que ubicamos las noticias donde esté presente, de una u otra forma, los objetos de estudio de la criminología.

Hay muchas cosas que nos gustaría añadir y mejorar, pero nuestros limitados recursos nos obligan a trabajar despacio y posponer los planes de mejora, conscientes de nuestros objetivos y sin caer en “lo fácil”, hablar de deporte de una forma más convencional, de fútbol y más fútbol.

Sport Seguridad AC es también un espacio de consultoría y asesoramiento en las materias referidas en el párrafo anterior. Nuestra especialización en la materia, junto a las opiniones de los múltiples profesionales que colaboran en este proyecto sociodeportivo, nos permite dar respuesta a las demandas de seguridad en el deporte, siendo conscientes de las especificidades de cada modalidad y evento deportivo.

Por último, es preciso indicar que Sport Seguridad AC también, aunque en menor medida, trata de dar cobertura a las iniciativas de prevención o tratamiento de la delincuencia, a través de la práctica deportiva, esta sería la segunda de las vertientes que trabajamos desde la revista y desde la entidad editora, la Asociación Canaria Sport Seguridad.

2. Según tengo entendido, llevas mucho tiempo interesándote por el mundo del deporte. ¿Cuándo y cómo surgió este proyecto?

Mi interés por la violencia y criminalidad asociada al mundo del deporte, viene desde los tiempos en que compaginaba mis estudios de criminología con el arbitraje de fútbol en categorías de base y regional, hace ya alrededor de veinte años, algunos más quizás. Ese interés vino a más cuando, disfrutando de una de las populares becas de Erasmus en la Universidad de Sheffield (Inglaterra), pude acceder a la amplia literatura existente en materia de violencia y deporte, especialmente relativa a fenómeno “hooligan”.

Para mi, el arbitraje, el fútbol en general, constituye una experiencia muy especial, un campo único para cualquier criminólogo/a interesado en los binomios “deporte-violencia” y “deporte-criminalidad”. Una realidad social en la que dicha violencia es el pan nuestro de cada día, encontrándose legitimada en gran medida, lo que hace más complicado la intervención.  A mi juicio, es incuestionable que no hay partido de fútbol sin insulto o menosprecio, pero no sólo fútbol, también esta lacra nos persigue en otros muchos deportes.

Como la gran mayoría de jóvenes, tuve la oportunidad de practicar distintos deportes, algunos de forma pasajera, pero todos me sirvieron de aprendizaje. En todos se origina situaciones violentas o inseguras, en menor o mayor medida, pero ahí están. A modo de ejemplo, sirvan las agresiones que reciben los árbitros de cualquier modalidad, entendiendo la agresión en el sentido más extenso de la palabra. La labor arbitral casi siempre es cuestionada y a ello suele acompañarla un insulto, un menosprecio, un gesto violento.

En el caso que nos ocupa, el proyecto Sport Seguridad AC nace a finales del año 2011 y surge motivado por la necesidad de conocer, aprender y compartir conocimientos en una materia prácticamente virgen (al menos desde nuestro enfoque), saturada de tópicos y prejuicios, sobre la que algunos profesionales necesitábamos saber más. Pero también existe una segunda motivación y no menos importante, la de DENUNCIAR, lo que algunos/as silencian de manera interesada, en busca de un DEPORTE SEGURO PARA TODOS.

3. ¿Cuáles dirías que son las principales dificultades a las que te enfrentaste (y te enfrentas) a la hora de sacar la revista adelante?

Inicialmente, las principales dificultades son las de definir el proyecto editorial, sus objetivos a corto, medio y largo plazo, valorando los recursos existentes y la capacidad de continuidad del proyecto.

Actualmente, las principales dificultades para crecer son las financieras, las de tipo económico, por cuanto nuestra asociación, editora de la revista on line (web), no recibe ningún tipo de subvención o ayuda pública que permita el desarrollo de este proyecto sociodeportivo, un proyecto que bien podría estar enmarcado en una iniciativa de I+D+i.

A nivel autonómico (en Canarias) se carece de hoja de ruta alguna sobre el asunto que nos ocupa. La política deportiva regional no contempla de manera seria y rigurosa, lo que pare nosotros es un auténtico problema, en un muchos casos, un problema de orden público, de seguridad ciudadana. Pero este déficit se repite en otras comunidades autónomas a las que llegamos y en las que contamos con colaboradores, de forma que Sport Seguridad AC ha llegado a convertirse en la primera revista especializada en el panorama nacional y muy posiblemente, una de las primeras revistas de habla hispana.

Para la clase política, no en todos los casos pero si en la gran inmensa mayoría de la que conocemos de cerca, la prevención de la violencia y los discursos que giran en torno a este problema social, es algo así como “filosofía barata”, algo poco vendible desde el punto de vista electoral, por tanto, algo secundario o peor aún, algo completamente residual en lo que no vale la pena invertir.

Al margen de la parte financiera, existe un gran obstáculo, la legitimación de la violencia en el deporte, los tópicos y prejuicios existentes sobre este tipo de violencia social, al que se le suele restar importancia con discursos “prehistóricos”, salvo que estemos ante un suceso que genere una preocupante “alarma social”. Además, existe la tendencia a ocultar información, a no desvelar quejas, denuncias o reclamaciones de deportistas, de aficionados e incluso de usuarios de servicios y consumidores de productos deportivos o vinculados al deporte.

4. Vivimos en un país en el que deportes como el fútbol tienen mucha presencia en la sociedad, además de generar importantes problemas de seguridad, como por ejemplo, durante los partidos de alto riesgo. ¿Crees que este es un campo que los criminólogos debemos explorar más?

Yo creo que el deporte y el fútbol en particular, tiene un gran valor criminológico, ahí encontramos todos los ingredientes que un/una criminólogo/a necesita para hacer una buena receta.

5. ¿Podrías darnos tu opinión sobre el fenómeno de la violencia en el deporte? ¿Crees que es un tema que preocupa a las autoridades?

Sinceramente, se trata de un tema que preocupa muy poco a las autoridades, me remito a los hechos, a las pruebas de esa desidia institucional que tantas veces hemos denunciado. Sólo cuando un suceso violento forma parte de un titular de prensa, las voces se alzan y nos rasgamos las vestiduras. Aunque en los últimos años, la preocupación mostrada desde algunas instituciones públicas ha ido en aumento, eso si, por una cuestión puramente económica, por eso del gasto económico que genera la violencia y la seguridad en los espectáculos o eventos deportivos.

Existen algunos estudios que no dejan en buen lugar a España, uno de ellos es la obra de Melanie Lang y Mike Hartill de la Universidad de Edge Hill (Inglaterra), me refiero al libro “Safeguarding, Child Protection and Abuse in Sport”.

Tenemos algunos indicadores y fuentes que nos permitirían realizar estudios longitudinales, por ejemplo, para aproximarnos a un conocimiento más preciso sobre el fenómeno, pero “no se tocan” y “van por separado”. Las actas arbitrales, las sanciones de los comités de competición, las sanciones de la Comisión Antiviolencia derivadas de denuncias policiales, los informes de seguridad privada, las sugerencias y reclamaciones de usuarios de instalaciones deportivas, etc.

Las autoridades manejan la fórmula de a 0 (cero) fallecidos, problema inexistente. Quizás algún día las cosas cambien, de la misma forma que ha ocurrido en otras formas de violencia social (ej. violencia de género)

6. Desde tu experiencia personal, ¿qué consejos darías a otros criminólogos emprendedores?

A los criminólogos y criminólogas emprendedores les invito a que contacten con Sport Seguridad AC, quedan invitados a colaborar con nosotros.

carácter general, les animo a que persistan en la búsqueda de empleo, haciendo valer su formación “única, integral y especializada”, en la materia criminal. Además, les invito a que no cometan los mismos errores que otros hemos cometido. Sin unión no hay fuerza y sin movimiento asociativo, el desarrollo profesional quedaría completamente olvidado, entre otras cosas, porque otros colectivos profesionales tratarían de “quitar” el terreno ganado, que no es mucho.

7. Tengo entendido que en Canarias ahora mismo no contáis con una Asociación. ¿Crees que en un futuro volverá a ponerse en marcha?

No, no lo creo. El movimiento criminológico en Canarias no pasa por sus mejores momentos, en gran medida por la falta de apoyo institucional.

En época de vacas gordas, desde el sector universitario y desde el ámbito político, muchos se sumaron al carro de la criminología en Canarias, posteriormente, todos se bajaron y se subieron a otros carros. Al final, todo quedaría en un “sálvese quien pueda”, dejando atrás las ilusiones y esfuerzos de muchas familias. Las universidades canarias han preferido apostar por otros estudios, por otros grados.

Lo ideal sería que APC o cualquier otra asociación profesional, resurgiera para afrontar los retos pendientes de la criminología en Canarias, quizás algún día sea posible. Atrás quedaron buenas generaciones de criminólogos/as, partícipes de un proyecto académico único, una forma de hacer criminología en España, un modelo que recibió algunas críticas pero al que los entendidos han sabido reconocer su valor.

Otras de las posibilidades que veo, es la de sumarse a algún colegio profesional de otra comunidad, a través de algún tipo de convenio, siempre que los estatutos correspondientes contemplen tal posibilidad, pero lo ideal sería crear un órgano territorial.

————–

Entramos en septiembre con otra nueva entrevista del MEC, aunque aviso que queda mucha gente por responder, por lo que hasta el momento no tengo más entrevistas de este proyecto (sí para otras cosas, pero eso es sorpresa).
La estrellita de Sport Seguridad está flotando en el mar frente a la costa canaria, así que ya estoy en proceso de cambiar los marcadores para que todos estén en tierra firme 😉

Anuncios