No son pocas las ocasiones en las que cuando uno dice que es Criminólogo, mucha gente piensa que es como ‘los que salen en CSI’. Aunque nunca he seguido la serie, conozco un poco los personajes y la trama, y puedo asegurar, que no son Criminólogos, sino Criminalístas y expertos forenses en alguna rama concreta.

El tema de hoy va de eso, de Criminalística, porque, ¿qué es exactamente esta disciplina? ¿Es algo completamente diferente de la Criminología? ¿Puede considerarse una ciencia independiente? Para responder a estas, y otras cuestiones, mejor meternos un poco en harina 😉

Imagen

Hay muchas definiciones diferentes de Criminalística, pero todas parecen estar de acuerdo en que, en sentido amplio, significa investigación criminal.

Algunos consideran a Locard como el padre de la Criminalística, mientras que otros se inclinan por Gross.

Locard, definió la Criminalística como ‘la disciplina que se ocupa de la investigación de los delitos’.

Por otro lado, Gross la definía como ‘la disciplina encaminada a la determinación de la existencia de un hecho criminal, a la recogida de pruebas e indicios y a la identificación de los autores mediante la aplicación de métodos científicos de laboratorio, así como a la elaboración de los informes periciales correspondientes’. Personalmente, prefiero la definición de Gross, mucho más concreta y refinada 🙂

 

No obstante, hay una definición muy completa que explicaré a continuación:

‘La Criminalística es la parte de la Criminología, que, considerada como ciencia, estudia sistemáticamente las huellas, rastros e indicios del delito, dejados por el culpable o culpables, mediante técnicas científicas de toda índole (médicas, biológicas, químicas, físicas, etc.), tratando de identificar al autor del delito’.

Aquí se define a la Criminalística como una parte de la Criminología, lo cual es muy importante porque está muy extendida la creencia errónea de que estas dos disciplinas son lo mismo. Obviamente esto ocurre sobretodo entre personas que no tienen relación alguna con estos campos de estudio y que muy a menudo están influenciadas por series televisivas, películas, etc., que no están lo suficientemente bien documentadas.

También define a la Criminalística como ciencia, lo cual da a entender que se trata de una disciplina independiente. Se puede ser Criminalísta sin necesidad de ser Criminólogo y viceversa (a pesar de la estrecha relación que hay entre ambas disciplinas).

Queda claro que el objetivo de la Criminalística es estudiar las huellas, rastros e indicios del delito, lo cual es un buen resumen del objeto de esta ciencia, es decir, las huellas dactilares o de otros tipos (palmares, de pies, de orejas, de labios, etc.), los restos de manchas de sangre y otros indicios biológicos, así como toda una variedad de cosas que se pueden encontrar en una escena del crimen (tanto biológicos como no biológicos).

Apunta que la Criminalística tiene el objetivo de encontrar los restos e indicios dejados por el culpable o culpables del delito. Esto se debe a que el fin último de la Criminalística consiste en relacionar ciertas pruebas con cierto autor o autores, de manera que se consiga identificar al culpable o culpables de un delito. La Criminalística se centra principalmente en el delincuente, lo cual no quiere decir que en ocasiones, no utilice sus métodos para averiguar cosas sobre la víctima, que por desgracia tiende a ser la gran olvidada en muchas investigaciones criminales…

Además de lo anterior, esta definición hace referencia al término ‘técnicas científicas’. Esto es muy importante porque recalca la naturaleza científica de la Criminalística al mismo tiempo que ofrece un pequeño compendio de las ciencias que la integran a su vez, y en las que se apoya, que son sobretodo la Biología, la Química, la Genética y la Física…

Por último, expone el fin de la Criminalística como ciencia, que es identificar al autor del delito, es decir relacionarle objetiva e indiscutiblemente con un hecho delictivo concreto, mediante una serie de indicios recogidos en la escena del crimen, que transforma en pruebas tras analizarlos y estudiarlos en el laboratorio mediante las técnicas científicas pertinentes.

 

Por lo tanto, se puede resumir que la Criminalística…

–        Es una parte de la Criminología;

–        una disciplina práctica,

–        que pretende averiguar cómo y quién cometió un crimen,

–        y que tiene como fin último identificar al culpable o culpables de dicho crimen.

 

¡Hasta la próxima entrada!

Anuncios