Etiquetas

, ,

En la noche de ayer, jueves 10 de abril, una menor de 9 años (que ha resultado ser la hija del director de fotografía y ganador de un premio Goya, Juan Carlos Gómez) fue supuestamente secuestrada por un desconocido en la zona norte de Madrid.

El caso me ha llamado poderosamente la atención porque la menor aparecía unas 5 horas después, a apenas 5 kilómetros del lugar del presunto secuestro…

Es muy pronto para vaticinar nada y apenas hay datos; la información de los diferentes medios de comunicación al respecto es muy confusa y no se sabe con certeza si se trata de un secuestro real o de un incidente de otro tipo, pero ya que hoy le estaba dedicando un rato a una perfilación geográfica, he hecho un pequeño mapa para situar los lugares tan curiosos de este suceso (podéis hacer clic en la imagen para verlo más grande):

mapa secuestroEl punto verde, abajo a la izquierda, representa las inmediaciones del parque San Juan Bautista, lugar donde fue supuestamente secuestrada la menor, a eso de las 20:30 de ayer. Según la información que he podido encontrar, el desconocido la introdujo en un coche engañándola y se la llevó a un piso cercano al Centro Comercial Palacio de Hielo (al lado del metro Canillas y representado por el punto rojo en la parte superior del mapa), donde, dicen los más agoreros, la menor fue violada, drogada y obligada a ducharse.

El punto azul de la derecha del mapa representa el metro Canillejas (la prensa está confundiendo mucho esta estación con la de Canillas), donde la menor apareció sola, entre la 01:30 y las 02:00 de la madrugada.

Estoy siguiente el caso con gran interés porque conozco bien las zonas que aparecen en el mapa (especialmente la del punto rojo) y me parece muy raro que un indivíduo rapte a una menor con la intención de abusar de ella en un domicilio particular, para luego dejarla en otro punto de la ciudad. Hay muchas hipótesis que se pueden elaborar, como que la menor escapase y llegase hasta el metro de Canillejas por su propio pie (cosa que me parece bastante improbable), o como que el secuestrador la llevase hasta ese punto de la ciudad y la dejase allí (cosa también bastante sospechosa).

Lo que sí me resulta curioso de ver es el mapa (OJO, todo esto en el caso de ser cierta la información que circula por los medios de comunicación y la red), porque el lugar del secuestro y el lugar donde reaparece la menor están casi a la misma distancia del domicilio donde algunos dicen que el secuestrador la llevó, que se encuentra casi a mitad de camino de ambos puntos, que por si fuera poco, están prácticamente a la misma altura en el mapa.

Los perfiles geográficos se utilizan para averiguar lo que en este caso representa el punto rojo, es decir, el lugar de residencia del agresor (aunque también puede ser un lugar de trabajo, etc.), pero ya que en este caso contamos con este dato, resulta curioso ver como, efectivamente, el secuestrador se ha desplazado a una cierta distancia de su domicilio en dos direcciones opuestas que lo dejan prácticamente centrado.

¿Casualidad? Parece que este caso va a traer cola, así que voy a esperar a las próximas horas para ver si se puede añadir más información a ese mapa. Mientras tanto, esperemos que de haber un secuestrador se le detenga y que las noticias que hablan de una agresión sexual y una narcotización de la menor, sean información errónea.

Anuncios