Etiquetas

Qué aburridas habrían sido las películas del oeste sin los duelos al atardecer y cuántas aventuras se habría perdido Hércules Poirot (el famoso detective creado por Agatha Christie) si no hubiera tenido su Colt. Los revólveres son sin duda un recurso muy utilizado en el cine y la literatura, pero sus ‘primas’, las pistolas, no se quedan atrás.

No obstante, los revólveres no pertenecen sólo al pasado, pues hoy en día siguen apareciendo en el mercado modelos nuevos, que son tan eficaces como cualquier pistola.

Pero entonces, ¿qué diferencia hay entre uno y otro?

soli-sp-06

Lo primero, y más evidente, es que los revólveres y pistolas son las denominadas armas cortas. Tanto sus mecanismos de funcionamiento como la forma de albergar la munición son muy diferentes, pero a pesar de todo comparten muchos calibres.

El primer revólver moderno fue patentado por Samuel Colt en 1835 y era mucho más rápido a la hora de cargar que los modelos antiguos, en los que se tenía que introducir la pólvora, el fulminante y la bala por separado. Ambos modelos coexistieron durante un tiempo, hasta el final de la Guerra de la Independencia Norteamericana.

Colt empleó el sistema ideado por Lefaucheux (de quien merece la pena hablar en próximas entradas) y así aparecieron los primeros revólveres que empleaban cartuchos completos, precursores de los existentes hoy en día.

Por otra parte, las primeras pistolas de percusión no aparecieron hasta el siglo XIX, ya que antes se emplearon las de rueda (siglos XVI-XVII) y chispa (finales del siglo XVIII y principios del XIX) respectivamente.

El revólver es en realidad una evolución de la pistola, que surgió para poder disparar varias veces sin tener que cargar. ¡Quién lo diría!

A continuación expongo las principales diferencias entre una pistola y un revólver: 

– Las pistolas modernas suelen tener más capacidad que los revólveres, pudiendo albergar según el modelo, entre 6 y 16 cartuchos, frente a los 5 ó 6 del revólver.

– En las pistolas, la munición se guarda en el cargador situado en el interior de la culata, mientras que en los revólveres se mete dentro del tambor giratorio.

– Las pistolas cuentan con una recámara donde cabe un proyectil, pero los revólveres no, por lo que sólo pueden contener munición en el tambor.

– Las pistolas pueden clasificarse en automáticas, semiautomáticas, monotiro y detonadoras, mientras que todos los revólveres son semiautomáticos.

– El cargador de la pistola se extrae del interior de la culata por la parte inferior, mientras que el tambor del revólver se abre hacia un lado para poder sacar y meter la munición.

– Las pistolas son capaces de expulsar los casquillos cuando se dispara, pero en los revólveres se quedan dentro del tambor, por lo que hay que sacarlos manualmente tras acabar de disparar.

– Las pistolas tienen una corredera en la parte superior que es necesario deslizar hacia atrás antes del primer disparo para montar el arma, mientras que en los revólveres, basta con accionar el martillo o gatillo.

– Los gases y residuos de disparo que emite un revólver al ser disparado son mucho más cuantiosos que los de una pistola.

Como véis, hay unas cuantas diferencias, y no son sólo estéticas, pero lo que más me llamó a mi la atención cuando lo descubrí, fue que las pistolas aparecieran antes que el revólver (claro, que estamos hablando de unas pistolas que tienen muy poco que ver con las de hoy en día).

¡Hasta la próxima entrada! 🙂

Anuncios