Etiquetas

¡Buenos días a todos!

Inauguro ofialmente este blog para responder a una de las cuestiones que se dan con más frecuencia en el campo de la medicina legal o forense: ¿Cómo podemos saber de forma segura que alguien está muerto?

ImagenVerificar la muerte de un sujeto con total seguridad ha sido uno de los objetivos de la medicina legal desde hace siglos.

El miedo a ser enterrado vivo (tapefobia) influyó en la mentalidad de la población europea durante los siglos XVIII y XIX, e incluso autores como Edgar Allan Poe llegaron a escribir sobre el asunto (‘El entierro prematuro’).

Hoy en día, tenemos medios y conocimientos que nos permiten verificar la muerte de una manera 100% segura, problemática para la cual la medicina legal ha aportado diversas soluciones; así, actualmente conocemos varios signos gracias a las cuales se puede determinar la muerte de un sujeto de forma segura.

Principalmente, hay tres signos que denotan con una total seguridad la muerte de un sujeto, y son:

– Un nivel de acidez del medio por debajo de PH 7,

– la mancha verde (putrefacción)

– y la rigidez cadavérica.

Cuando se produce la muerte, la acidez del cuerpo se reduce poco a poco hasta llegar a estar por debajo de PH 7 (más concretamente 6,8), en aproximadamente 30 minutos, lo cual es algo que ya aprovechaba el sevillano Lecha Marzo en su técnica, en la que se emplean las secreciones lacrimales de un sujeto para comprobar su muerte.

Por otro lado, la mancha verde es un fenómeno que sólo se produce cuando un sujeto está muerto, ya que es el primer signo de la putrefacción, que aparece alrededor de las 36 horas tras el fallecimiento.

La putrefacción es un signo 100% seguro de que un sujeto está muerto, puesto que no se puede producir en vida.

La rigidez cadavérica también se da con total seguridad sólo en sujetos muertos. Se trata de un proceso de contractura muscular que alcanza su punto álgido sobre las 24 horas tras el fallecimiento, pero que empieza a notarse desde las 12 horas.

Todos los signos mencionados no permiten diagnosticar la muerte real de un sujeto, y el hecho de que todos ellos se ‘solapen’ en el tiempo nos da todavía más seguridad, puesto que será posible comprobar, alrededor de las 30 horas tras el fallecimiento, que el sujeto tiene un PH por debajo de 7, mientras que el rigor mortis ya está desapareciendo pero aún se nota, y que la mancha verde puede estar empezando a formarse.

Así que ya lo véis, ¡simple y rápido! Claro, que hay que tener un poquito de paciencia 😉

¡Hasta la próxima!

Anuncios